La lectura es un pase de descuento para todos.

Qué mejor ocupación, en realidad, que pasar la noche junto a la chimenea con un libro, con el viento golpeando las ventanas y la lámpara encendida.