¡Dios mío, la hora mágica, cuando un niño se da cuenta por primera vez de que pu

Por suerte, siempre viajo con un libro, en caso de que tenga que esperar en la cola a Papá Noel, o algún inconveniente por el estilo.