Leer un libro es como comer una patata frita.

Seamos razonables y añadamos un octavo día a la semana que se dedique exclusivamente a la lectura.