Adquirir la propensión a la lectura es desarrollar para uno mismo un asilo de pr

Aprender a leer es encender un fuego; cada sílaba que se deletrea es una chispa.