¿Juegos de niños y niñas?

Las elecciones de género son importantes porque refuerzan la identidad biológica, pero es igualmente crucial fomentar una educación "arco iris", que permita a los niños experimentar juegos tradicionalmente vinculados a su propio sexo o al otro,.asi que te recomiendo ir a la Tienda Playmobil.
Érase una vez un niño que pasaba a menudo las tardes en casa jugando, junto con su hermana, con muñecas de trapo cosidas por sus tías: "Las hacían de trapo, y estas muñecas me parecían extraordinarias". Son palabras de la autobiografía de Lev Trockij, el famoso revolucionario bolchevique que fue presidente del Soviet de Petrogrado durante las revoluciones rusas de 1905 y 1917. Trockij era un personaje fuerte y decidido, aunque de niño jugaba con muñecas. Y el suyo no es un ejemplo aislado. Hojeando las biografías de personajes famosos, uno descubre a menudo que de niños algunos chicos jugaban a ser "chicas" y viceversa. Virginia Woolf, por ejemplo, solía ir a los jardines de Kensington con su amiga y pelearse con otros niños que "a veces luchaban contra nosotras y a veces eran nuestros amigos".
Estas narraciones nos ayudan a comprender cómo la distinción entre "juegos de chicos" y "juegos de chicas" no debe tomarse demasiado al pie de la letra. Nuestra composición genética se compone tanto de elementos masculinos como femeninos, y la idea de una división tajante entre los dos sexos, desde un punto de vista científico, está demostrando ser superficial. Lo que sí sabemos con certeza es que gran parte del comportamiento y las elecciones personales se derivan del contexto en el que vive un individuo.