Algunos libros nos dejan libres y algunos libros nos hacen libres.

Nunca eres excesivamente viejo, excesivamente extraño, demasiado salvaje como para siquiera considerar comprar un libro y leerlo detenidamente a un niño.