Hoy lector, mañana pionero.

Independientemente de la gran cantidad de libros, ¡qué poca gente lee! Además, en la remota posibilidad de que uno lea detenidamente de manera productiva, uno reconocería la cantidad de cosas tontas que la multitud repugnante se contenta con tragar constantemente.