Los niños se hacen lectores en el regazo de sus padres.

Usa el abrigo viejo y compra el libro nuevo.